Aceite Ozonizado

ACEITE OZONIZADO
Aceite Ozonizado
En la actualidad el manejo de las infecciones es en extremo complejo. El fenómeno de la resistencia a los antibióticos es cada vez más frecuente así como la aceleración de la gravedad de las infecciones en pacientes inmuno comprometidos. El ozono tiene un poder germicida muy elevado, su gran desventaja es que es sumamente inestable, por lo cual debe ser generado prácticamente antes de ser utilizado.
La reacción de ozonización de los aceites vegetales forma diferentes sustancias como: lipoperóxidos, ozónidos, aldehídos, cetonas entre otras
El aceite ozonizado se debe almacenar en un recipiente de vidrio ámbar. El aceite ozonizado conserva su actividad a temperatura ambiente durante 3 meses y en refrigeración (4-8 ºC) durante 2 años.
La reacción entre un aceite vegetal y el ozono es una reacción de oxidación en la que se forman compuestos peroxídicos que elevan considerablemente el índice de peróxido del aceite tratado y por ende favorecen sus procesos de oxidación y degradación posterior. Las reacciones que ocurren después de la reacción de ozonización, en las etapas de almacenamiento y preparación de formulaciones, son tres las más importantes: formación de ácidos, des-polimerización y auto-transformación de los derivados de hidroperóxidos.
El mecanismo de acción exacto sobre la actividad biológica de los aceites ozonizados es que los triozonidos estables al entrar en contacto con los exudados de las heridas que se encuentran a una temperatura de aproximadamente 37ºC, se descompongan y generen ozono, este ozono formaría peróxido de hidrógeno y lipoperóxidos que serían los responsables de los efectos regenerativos y desinfectantes. 
Se plantea que la liberación lenta de ozono en las heridas favorece el proceso de cicatrización, no solo por la desinfección local sino también por favorecer a nivel local la liberación de citocinas con efectos reparadores.
Con relación a los efectos antimicrobianos, se ha demostrado que no solo los ozonidos son responsables de estos efectos, sino también otros componentes de los aceites.
Cuando se pone en contacto el aceite ozonizado con un microorganismo se pueden apreciar severas afectaciones en su citoplasma. Además de originar una reducción en el contenido de ácidos nucleicos que se corresponde con una reducción de la actividad lipasa, amilasa, keratinasa y ureasa.
Las recomendaciones para la utilización de los aceites ozonizados se basa fundamentalmente en la concentración peróxidos en el aceite IP, se refiere al índice de peróxidos. Debemos aclarar que un mayor IP no guarda relación lineal con la efectividad terapéutica.
El uso clínico de los aceites ozonizados en enfermedades infecciosas presenta numerosas ventajas con respecto a las terapias convencionales. Los productos de la oxidación lipídica que se generan tras la reacción del ozono con los ácidos grasos y otros sustratos, generan compuestos con actividad germicida, inmuno-estimulante y reparadora de tejidos.
La estabilidad de los preparados ozonizados permite el desarrollo de formulaciones convencionales para su uso clínico. Abaratamiento de los tratamientos, efectos similares o superiores a los antibióticos tradicionales, un amplio espectro antimicrobiano y un bajo índice de eventos adversos son algunas de las ventajas. En todos los casos los indicadores de toxicidad son bajos y no se reportan efectos colaterales.
 
(Las aplicaciones médicas de los aceites ozonizados, G. Martínez- Sánchez et al., Revista Española de Ozonoterapia vol. 2, nº 1. pp. 121-139, 2012)