Ozono terapia

Resultado de imagen para ozono en medicina

OZONO MEDICINAL

El Ozono es el desinfectante más potente que se conoce, que además no deja residuos tóxicos, puesto que se descompone en oxígeno y agua, o en dióxido de carbono en el aire. El ozono es un gas que tiene tres átomos de oxígeno. El ozono con fines terapéuticos (ozono medicinal) es una mezcla como máximo de un 95% de oxígeno (O2) y un 5% de ozono (O3). La terapia de ozono es una tecnología que se está utilizando actualmente en el tratamiento de una gran variedad de enfermedades, con una difusión creciente en el ámbito médico.

La ozonoterapia no es una medicina alternativa, sino que es considerada una medicina natural. Sobre la base de todos los conocimientos que requiere la aplicación del gas, instrumenta los tratamientos con ozono independientemente de la utilización de fármacos específicos o de los posibles desatinos de ellos. La ozonoterapia es un tratamiento que aprovecha las ventajas del ozono para mejorar tu estado de salud. Ayuda a cicatrizar, es una terapia antiinflamatoria, mejora la circulación y puede aliviar el estrés. 

El oxígeno-ozono al entrar en la sangre reacciona con los ácidos grasos insaturados convirtiéndolos en ozónidos y luego en peróxidos. El hierro de la sangre actúa como catalítico. Esta reacción hace que la hemoglobina libere oxígeno adicional en el torrente sanguíneo, se puede comprobar por el leve aumento de la presión arterial y el descenso de la presión venosa. Por otro lado, el aumento de los peróxidos favorece la oxidación celular y fortalece el sistema inmunológico.

El ozono también tiene un efecto vacuna, por cuanto fragmentos de virus, parcialmente destruidos, pueden funcionar como estímulo en la producción de anticuerpos. Además, como el ozono induce a una mayor agresividad de los leucocitos, hace que los virus sean atacados más rápidamente y con mayor fuerza. También actúa como antitóxico, sin destruir los tejidos. Y por último, el ozono no puede ser inactivado por sistemas enzimáticos y por eso actúa sobre cualquier tipo de agresor. El ozono también se utiliza para curar la piel. Y el abanico de patologías es muy amplio: cicatrices, heridas resistentes a la cicatrización, dermatológicas en general (abscesos, fístulas, forúnculos, acné, etc.), quemaduras, hongos en general, herpes simple y zoster. Combate las alergias infantiles, fortalece nuestros huesos protegiéndonos de la osteoporosis, ayuda a las personas diabéticas o con artrosis, acelera la cicatrización de las heridas, cuida nuestra piel protegiéndonos del acné y mejora el estado de nuestros dientes al desinfectar las salas e instrumentos utilizados y al curar las enfermedades periodontales.

La ozonoterapia se está aplicando principalmente para tratar quemaduras y cicatrices, pues el poder del ozono para mejorar la circulación, ayuda a obtener unos resultados extraordinarios. También se utiliza para tratar herpes o eczemas y solucionar problemas de acné, pues elimina el 99.9% de las bacterias. Una de las formas de aplicación que mejores resultados da es aplicar el ozono directamente sobre una muestra de la sangre del propio paciente que ha sido sometida previamente al proceso de factores de crecimiento, o de plasma rico en plaquetas. Con eso se consigue un plasma muy enriquecido, que es maravilloso para regenerar tejidos.

Resultado de imagen para ozono en medicina

(“Efectividad clínica de las intervenciones con ozono ”; Silvia Vidal Serrano y Teresa Hermosilla Gago; Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía; Sevilla España)


Archivos

    Blog Stats

    • 1.922 hits